Alberto Fernández le dijo que no renuncia a la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas al Primer Ministro Boris Johnson

Nacionales 29 de octubre de 2019
El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, públicó este martes 29 de octubre, una respuesta al mensaje de felicitación enviado por el primer ministro británico, Boris Johnson; expresando que no renuncia al reclamo de soberanía del país sobre las Islas Malvinas.
Alberto-fernandez-Pte
Alberto-fernandez-Pte

De todas maneras, la frase de Fernández no difiere de las palabras que suele pronunciar la actual gestión de gobierno del presidente Mauricio Macri. Lo importancia radica en que lo inmediato cumpla con el compromiso que asumió con el gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella; de “denunciar” los pactos firmados por Carlos Menem y el propio Macri, que permitieron la entrega de los recursos naturales a Gran Bretaña, sin hablar de soberanía.
«Gracias al primer ministro @BorisJohnson por el saludo. Sin renunciar a nuestro reclamo de soberanía, debemos trabajar juntos para afianzar los lazos entre el pueblo argentino y el británico, que comparten mucho más de lo que imaginamos», expresó Fernández en su cuenta de Twitter.

Este lunes 28, también a través de su cuenta de twitter, Boris Johnson había felicitado a Alberto Fernández por su victoria en las elecciones del domingo 27. «Enhorabuena a @alferdez por ganar las elecciones presidenciales de Argentina. Esperamos trabajar con tu nuevo Gobierno para continuar reforzando la relación entre Reino Unido y Argentina», había expresado.

La recuperación de las Islas Malvinas usurpadas por Inglaterra desde enero de 1833 es uno de los reclamos permanentes del pueblo argentino. No así de los sucesivos gobiernos del país suramericano, quienes no han sostenido con la coherencia y consistencia los legítimos derechos soberanos, como es el caso de las gestiones gubernamentales del expresidente Carlos Menem y del actual Mauricio Macri, quienes han firmado pactos leoninos a favor de los colonizadores británicos, en desmedro de su propia Nación.

El archipiélago malvinero, se encuentra dentro de la plataforma epicontinental argentina, a escasos 600 km de las costas patagónicas y a 12.000 de Gran Bretaña.

En 1982, utilizando el fervor nacional que el pueblo argentino posee por esos espacios insulares australes, y acorralada económica y políticamente luego de haber desaparecido a 30.000 jóvenes trabajadores y estudiantes, eliminado todas las garantías constitucionales y llevado a la Nación a una profunda crisis social, la última dictadura cívico-militar (1976-1983), entró en guerra con Gran Bretaña, en una contienda que culminó con la derrota del país suramericano, la muerte de 649 argentinos, 255 británicos y tres isleños. Destruyendo, además, la importante relación que desde 1965 venían logrando los gobiernos democráticos, en materia de acercamiento con los habitantes de las islas.

«En estos años el Gobierno (de Mauricio Macri) se ocupó mucho de hacer comercio con el Reino Unido sobre las Islas Malvinas y olvidó nuestra soberanía. Yo quiero que nosotros volvamos a reivindicar la soberanía sobre nuestras Islas Malvinas, y ese es mi compromiso», había expresado Alberto Fernández en el primer debate presidencial el pasado 13 de octubre pasado, luego de su compromiso por escrito con el gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella (provincia a la que pertenecen las islas Malvinas), de “denunciar” los Tratados de Madrid y el Acuerdo Foradori Duncan, que entregan y ceden jurisdicción territorial y los recursos naturales de los argentinos a Gran Bretaña, y sin hablar de soberanía; asunto que gran parte de la prensa nacional siempre alineada con el poder de turno y con Inglaterra, pasa de largo.

Fuente: agendamalvinas.com.ar

Te puede interesar